La banca ha engordado en casi 10.000 millones su stock inmobiliario

martes 14 febrero 2012

Sólo las principales entidades financieras españolas tienen acumulados 36.428 millones de euros en inmuebles en sus balances al cierre de 2011, un 36% más que hace un año. Ladrillo y más ladrillo. A lo largo del pasado ejercicio los principales bancos han aumentado el stock inmobiliario en balance en 9.666 millones de euros: 26 millones de euros de inmuebles cada día.

Son viviendas, oficinas, edificios, naves y suelo procedentes de canjes de deuda a promotores inmobiliarios y embargos a particulares o empresas que hayan dejado de pagar sus hipotecas.

Los 36.428 millones son el importe bruto, al que hay que descontar 12.623 millones que las entidades ya han provisionado para cubrir la devaluación de estos activos. La ratio de cobertura promedia es del 34%. El Real Decreto sobre Saneamiento del Sector Financiero obligará a todas las entidades a elevar de forma importante estas provisiones, por encima del 50% (en el caso del suelo, la cota mínima se ha establecido en el 80%).

De esta forma, el Gobierno de Mariano Rajoy pretende acelerar el saneamiento de los balances bancarios, ya que los bancos podrán bajar el precio de venta de los inmuebles hasta el nivel que tienen provisionado sin tener que asumir más pérdidas contables. La consecuencia, según ha augurado el ministro de Economía, Luis de Guindos, será un descenso de los precios de los pisos y una reactivación del mercado inmobiliario.

La situación de los grandes
En números absolutos, Santander (incluyendo también a su filial Banesto) es la entidad que tiene más ladrillo en balance, 8.552 millones. Sin embargo, es también el banco que cuenta con la mayor ratio de cobertura de estos activos, el 50%, después de que en el cuarto trimestre del año pasado se adelantara a las nuevas exigencias de saneamiento que ha impuesto el Gobierno y realizara una provisión extraordinaria de 1.810 millones.

El banco que preside Emilio Botín, además, es el que menos ha incrementado su stock el año pasado, un 14%. Según adelantó su consejero delegado, Alfredo Sáenz, en la última presentación de resultados, la entidad augura que en 2012 empezará a reducir el ladrillo en balance, gracias a que las ventas de inmuebles superarán las adjudicaciones.

Bankia, con 8.223 millones brutos, es la segunda entidad con más inmuebles para vender y, además, la que tiene la menor ratio de cobertura con provisiones, apenas un 26%. La entidad que preside Rodrigo Rato necesita unos 4.000 millones, entre provisiones y capital, para cumplir con los nuevos criterios de saneamiento inmobiliario, algo que, según insistió el presidente en la última presentación de resultados, podrá realizar sin ayuda este año.

A lo largo del año pasado, Bankia vendió 4.825 inmuebles, por un importe total de 567 millones. No obstante, los inmuebles en balance han subido un 31% desde junio de 2011 (el primer dato comparable, ya que la entidad empezó a operar en ese momento). La entidad hace hincapié en que el 75% de su cartera inmobiliaria se concentra en viviendas y edificios terminados, los activos que más fácilmente se pueden vender.

El segundo banco español, BBVA, tiene una cartera de adjudicados de 7.714 millones de euros, con unas provisiones de 4.793 millones, un 34%. Fue una de las entidades que más engordó su stock el año pasado, un 61%. La entidad ha informado al mercado que la nueva normativa de provisiones le supone un impacto total de 4.000 millones, de los que sólo le quedan por cubrir unos 1.360 millones, cuyo impacto se verá contra los resultados de este año.

La entidad que preside Francisco González ha dejado entender que el ritmo de adjudicación de activos que registró en 2011 no se repetirá este año. Según explicó la semana pasada el consejero delegado, Ángel Cano, BBVA sigue la estrategia de buscar todas las fórmulas antes de adjudicarse un inmuebles, así que el año pasado se concentraron adjudicaciones de muchos créditos de años anteriores.

Los medianos
La cartera inmobiliaria de Banco Popular asciende a 5.668 millones de euros, tras crecer un 19% durante el pasado ejercicio. Su ratio de cobertura está en el 29%. El banco ha asegurado que cubrirá este año todas las provisiones adicionales que tendrá que realizar para los inmuebles, a pesar de que tendría la posibilidad de aplazar el cumplimiento hasta 2014, debido a que está inmerso en la absorción de Banco Pastor.

En la última presentación de resultados, el presidente de Popular, Ángel Ron, estuvo entre los pocos banqueros que pusieron pegas a la reforma financiera de De Guindos. En su opinión, deprimir el precio de los pisos no es bueno para la economía española, donde la gran mayoría de las familias tiene casa en propiedad.

A su vez, Sabadell tiene inmuebles por 4.006 millones, un 39% más que al cierre de 2010. La cobertura de estos activos es del 29%. El año pasado, la entidad catalana consiguió vender inmuebles por 527 millones de euros, frente a los 400 millones que se había fijado como objetivo. Lo hizo con un descuento promedio del 29%, frente a las provisiones acumuladas del 23%, lo que implica que se apuntó unas minusvalías del 6%.

CaixaBank
Caixabank es la entidad que menos ladrillo tiene en balance en relación a su tamaño, debido a que la casi totalidad de los inmuebles de su inmobiliaria, Servihabitat, no se traspasaron al banco cotizado sino que se quedaron en la matriz, La Caixa, cuando el grupo culminó su reestructuración, a mediados del año pasado.

En marzo, cuando CaixaBank echó a andar, tenía en balance 152 millones de euros brutos de ladrillo. Al cierre de este año, esta cifra se había multiplicado por casi doce veces, hasta los 1.781 millones, con una ratio de cobertura del 36%. El 85% del stock está compuesto por vivienda terminada.

La entidad que preside Isidro Fainé ha hecho público que necesitará 2.436 millones de euros de nuevas provisiones para cumplir con la reforma de De Guindos: todas ellas se destinarán a créditos, ya que asegura que los inmuebles ya tienen la cobertura suficiente.

El menos afectado
Bankinter, con 484 millones de euros de cartera inmobiliaria, es la entidad menos afectada por la explosión de la burbuja inmobiliaria. Aun así, en el último año, ha aumentado su stock un 28%. La ratio de cobertura de estos activos es del 36%.
 






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado